0+
VISITAS GRATIS REALIZADAS

14 737 900€

DEUDAS CANCELADAS
0%
CASOS DE ÉXITO

320

PROCEDIMIENTOS EN MARCHA

TUSEGUNDAOPORTUNIDAD

“Especialistas en la Ley de la Segunda Oportunidad”

Expertos en procedimientos de insolvencia y restructuración empresarial. 20 años de Experiencia en procedimientos concursales

— solicitar una consulta GRATIS

¿Por qué TSO?

– 1Tú nos preocupas

Con la Ley de Segunda Oportunidad estamos ayudando a muchas personas a recuperar su vida, a que vuelvan a sonreír, y eso nos gusta.

No has cometido ningún crimen, no te sientas culpable por no poder pagar tus deudas. Nos gustaría que la próxima persona a la que ayudemos seas Tú.

– 2Somos abogados con Experiencia

Y esto es determinante en el feliz desenlace del procedimiento. Nuestros clientes nos cuentan como en otros “despachos” los han atendido “comerciales”. Por nuestra experiencia en la Mediación Concursal, vemos con horror como supuestos “profesionales” sin experiencia, pretenden tutelar con éxito procedimientos de Ley de Segunda Oportunidad.

– 3Pagarás lo justo

Ningún cliente que nos ha visitado y al que le puede beneficiar la Ley de Segunda Oportunidad, ha dejado de contratarnos por no poder pagar nuestros honorarios.

La tarifa es ajustada (no tenemos que pagar radio, ni tv, ni a presentadores famosos). Nos adaptaremos a tu situación y formas de pago.

LA LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD →

CÓMO TE PODEMOS AYUDAR:

  • Estudiamos tu situación

    Analizaremos con detalle tu situación,  de esta manera, podremos indicarte el objetivo buscado por el procedimiento y el resultado esperado. En la mayoría de los casos será la exoneración total de las deudas.

    La visita de análisis y evaluación es gratuita.

  • Te acompañamos

    Una vez iniciado el procedimiento, uno de nuestros abogados te acompañará en todas las fases. No estarás sol@ en ningún momento.

  • Adiós llamadas desagradables

    En la primera fase del procedimiento se nombrará a un mediador, a partir de ese momento se notificará a los acreedores que te has acogido a la Ley de Segunda Oportunidad. Desaparecerán las llamadas incómodas y el acoso de los acreedores.

  • Recuperas tu vida

    El final del procedimiento es la obtención del BEPI (Beneficio de la Exoneración del Pasivo Insatisfecho) o Auto de Exoneración. Obtendrás una cancelación provisional de las deudas durante los 5 años siguientes. La cancelación de las deudas SERÁ DEFINITIVA a partir del 5º año.

ÚLTIMAS NOTICIAS Y  CASOS DE ÉXITO

  • Antonio Calvo
    Antonio, gracias a la Ley de Segunda Oportunidad queda liberado de deudas pudiendo comenzar de Cero.
        

    Autónomo y administrador de su Construcciones Calvo SL, avala con su patrimonio personal todas las líneas de crédito, de descuento y préstamos de su sociedad, por importe de 480.000 €.
  • Pilar Cuesta
    Viuda, trabajadora por cuenta ajena en empresa de limpieza.
        

    Pilar, con una nómina de 875 € no puede atender las dos deudas, proponiendo a los bancos que se queden con la vivienda a cambio de quedar libre (dación en pago). El valor de la vivienda no supera los 90.000 € y las entidades no aceptan.

SOLICITA UNA CONSULTA GRATUITA

Estaremos encantados en ayudarte

.

Primera visita Gratuita.

Nos encargaremos de todo el proceso, hasta el final FELIZ, con las deudas formando parte del pasado.

Tratamiento exclusivo y totalmente confidencial.

Presupuesto flexible, acorde con sus posibilidades económicas.

.

LEY DE LA SEGUNDA OPORTUNIDAD

Ley segunda oportunidad para autonomos

La Ley de la Segunda Oportunidad abre el panorama de los deudores y acreedores, generando un marco de seguridad y justicia para que las partes involucradas en torno a la deuda, lleguen a una resolución exitosa.
Está dirigida a particulares y autónomos para que puedan superar sus problemas económicos, de una manera efectiva y definitiva.

Ley de segunda oportunidad para personas fisicas

Gracias a la Ley de la Segunda Oportunidad, en España hoy es posible resolver el conflicto de las deudas impagadas, frenar situaciones de embargo de nóminas, así como desterrar toda posibilidad de acoso por parte de los acreedores y, en resumidas cuentas, tal y como lo dice su nombre, tener una Segunda Oportunidad, defender tus derechos, empezar de cero y retomar las riendas de la propia vida.

Abogados para: ley segunda oportunidad

En sí misma la ley contiene todo lo necesario para ofrecer soluciones, pero para hacerla aún más potente y efectiva, hemos detectado la necesidad de crear un puente que una a las personas y los profesionales capaces. Este puente somos nosotros. Tu Segunda Oportunidad genera ese vínculo, pone esta herramienta al alcance de todos aquellos que la necesiten y brinda asesoramiento personalizado, exclusivo y confidencial.

En 2003 se promulgó la Ley 22/2003, Ley Concursal o de Insolvencia que actualiza el anticuado procedimiento de insolvencia de España. Las leyes anteriores, que se pensaban como “temporales”, eran de 1885 y 1922. El calendario de la ley no podría haber sido mejor, ya que poco después de su aprobación, la economía de España sufriría una severa recesión llevando a miles de empresas a la insolvencia.

El Real Decreto-Ley 1/2015, de 27 de febrero, modifica diversos aspectos de la Ley de Insolvencia (IL) española con el fin de resolver los problemas de sobre-endeudamiento de los particulares, concediéndoles una segunda oportunidad mediante la cancelación de las deudas que no pueden pagar si se cumplen algunos requisitos.

¿Quién puede beneficiarse de la Ley de Segunda Oportunidad?

Deudores de buena fe; es decir cualquier persona que quisiera poder poder pagar sus deudas pero que no puede. Profesionales autónomos, hombres o mujeres de negocios o directores (autónomos, empresarios, directores, miembros del consejo de administración …) que invirtieron todos sus activos en un proyecto profesional o empresarial y que han sido objeto de un concurso de acreedores , liquidación y / o cierre, o que simplemente no han podido beneficiarse de los fondos líquidos que habían anticipado y que ahora tienen que pagar sus deudas utilizando sus propios activos.

El Real Decreto-Ley de “Segunda Oportunidad” ha unificado el régimen para todos los tipos de deudores naturales, sin hacer distinción entre emprendedores y no empresarios, pero insiste en que el deudor pague con sus activos los créditos contra la quiebra y la preferencia de créditos. Por otra parte, el proceso establecido para obtener el beneficio de la remisión de las deudas incluye tantos requisitos y obstáculos que, probablemente, no tendrá ninguna eficacia práctica.

¿Puedo empezar de nuevo, libre de deudas?

Sí, cuando usted ha tratado de pagar la suma adeudada a los acreedores, y usted no tiene más activos o recursos para hacer frente a sus deudas, el beneficio de exención establecido en la Ley de Segunda Oportunidad podría convertirse en definitiva.

A continuación, detallamos los puntos clave de la nueva regulación, en la que no se esperan cambios esenciales al pasar por el procedimiento parlamentario:

La reforma y sus impulsores

Estamos asistiendo a una revisión sin precedentes de la Ley 22/2003 de Insolvencia (IA). Con la reciente aprobación de tres RDL, RDL 4/2014, de 7 de marzo, RDL 11/2014, de 5 de septiembre, y RDL 1/2015, de 27 de febrero), el legislador español pretende lograr tres objetivos principales:

  • Permitir a los deudores para deshacerse de la carga financiera excesiva, convirtiéndola en deuda sostenible que puede ser reembolsado en un escenario realista, lo que permite la supervivencia de las empresas viables. Los legisladores fomentan uno de los tres objetivos clave de los procedimientos de insolvencia españoles: la llamada “continuidad del negocio”. Hasta la fecha, las disposiciones de la AI se centran casi exclusivamente en los otros dos objetivos: el reembolso de los acreedores y, en menor medida, el castigo civil de los responsables de la insolvencia. Con las nuevas enmiendas, estos tres principios están más equilibrados.
  • Honrar un principio inspirador de la legislación española sobre la insolvencia, y ajustar el valor de los privilegios especiales concedidos por los valores reales a los precios reales en el sector inmobiliario después de la recesión económica.
  • Facilitar una “segunda oportunidad” para los acreedores individuales, que ha sido una demanda social en los últimos años; las personas declaradas en situación de insolvencia pueden beneficiarse ahora del mismo “nuevo comienzo” que los accionistas de las empresas insolventes que se liquidan y liquidan.

La solución implica transitar un recorrido, en manos expertas, que transcurre por una fase extrajudicial y otra judicial. La primera fase es la de los acuerdos de pagos y, la siguiente, la judicial, que culmina con una posible exoneración. Hay que tener en cuenta que el simple hecho de acogerse a esta ley, no implica una exoneración de las deudas, sino que el texto de la ley lo que establece es la facultad que posee el juez de eliminar parcial o totalmente las deudas con acreedores privados. Todo con la más absoluta reserva y el acompañamiento profesional en todo el procedimiento. El espíritu de esta ley no es el de perjudicar a los acreedores, no es una ley que contemple la posibilidad de librarse de deudas, si es que éstas fueron contraídas de mala fe o si se determina que no hubo voluntad de pago. La justicia y equidad están contempladas en ambos sentidos, tanto para quien debe, como para quien tiene el derecho de cobrar sus deudas.

La ley también otorga a los acreedores las herramientas para descubrir las posibles “trampas” de los deudores que busquen evadirse de su responsabilidad de pagar. Si existiera mala fe por parte del deudor, como ingresos en negro, por ejemplo, el acreedor puede pedir la revocación de la exoneración de deudas. Si el juez lo acepta, el deudor dejará de estar sometido a esta ley y volverá a contraer sus deudas.

Es muy importante destacar que al acogerse a los beneficios de la Ley de la Segunda Oportunidad, entran en el procedimiento la totalidad de las deudas. No es facultad del deudor, dejar deudas fuera del proceso. No obstante, cabe destacar que algunas de las deudas nunca desaparecerán, y éstas son las provenientes de las cuotas por alimentos, en el caso de padres divorciados, y los delitos contra la Hacienda Pública o la Seguridad Social.

Todas aquellas deudas que se determine que deben ser pagadas, no podrá ser, en un plazo superior a los diez años.

Acuerdo sobre los pagos extrajudiciales

Para que el deudor -una persona física- sea liberado de las deudas que no puede pagar con sus bienes y derechos, debe utilizar primero el expediente de acuerdo de pagos extrajudiciales (EPA) si su pasivo no supera los 5 millones de euros.

La solicitud debe ser entregada al Notario o al Registrador, quien debe designar un mediador de quiebra para formular la propuesta de acuerdo a los acreedores. Una de las principales novedades es que si el deudor es una persona natural y no emprendedora, el propio notario puede tratar las negociaciones entre el deudor y los acreedores, si decide no designar un mediador de quiebra. También es posible que la Cámara Oficial de Comercio, Industria, Servicios y Navegación asuma el papel de mediador.

La solicitud deberá ir acompañada de una lista de acreedores, incluidos los titulares de préstamos o créditos con garantías reales, para ser evaluados con arreglo al artículo 94.5 de la Ley de Insolvencia.

Después de la apertura de la EPA se notifica al tribunal competente que debe iniciar el procedimiento de quiebra, es imposible iniciar o continuar con los procedimientos judiciales o ejecuciones extrajudiciales, salvo cuando el acreedor es una entidad de derecho público. La entidad de derecho público siempre podrá hacer cumplir los créditos de la entidad porque la EPA no afecta a este tipo de acreedores. Los acreedores con garantía real de activos, residencia primaria o derechos necesarios para continuar con la actividad podrán ejercer la acción real, pero el proceso quedará paralizado durante tres meses (si el deudor es una persona física y no empresarial.

Los acreedores con una garantía real que implique otros tipos de activos podrán continuar o iniciar los procedimientos judiciales o extrajudiciales de ejecución, sin verse afectados por la suspensión prevista para el resto de los procedimientos de ejecución.

¿Por qué es importante para mí depositar mi confianza en los profesionales?

Hacer una reclamación de acuerdo con la Ley de Segunda Oportunidad es un proceso complicado y es importante que usted esté muy familiarizado con él, y usted sabe exactamente cómo obtener la exención de pagar sus deudas, dado que hacerlo incorrectamente significaría que su las deudas nunca podrían ser compensadas, y que sus sucesores por lo tanto, heredar sus deudas. Por lo tanto, es importante que esté en buenas manos desde el principio, para asegurarse de que no se pierda esta segunda oportunidad.