Open/Close Menu Expertos en La Ley de Segunda Oportunidad
Las tarjetas revolving están ganando popularidad debido al gran volumen de gente que las empiezan a utilizar regularmente, pero la mayoría de las personas que hacen uso de ellas tiene poca información de lo que son realmente.

Te lo explicamos en detalle para que sepas de qué tratan y de esta manera puedas evitar inconvenientes. A primera vista puede parecernos un método fácil e incluso económico para resolver nuestras deudas, pero lo cierto es que esto es un arma de doble filo y debemos conocer todos sus secretos antes de recurrir a ellas.

¿Qué son las Tarjetas Revolving?

Como el resto de tarjetas de crédito, permite aplazar el pago de las cosas que vamos adquiriendo. Es decir, podemos comprar ahora y pagar el crédito después. La única característica que la diferencia de las tarjetas de crédito convencionales es que la tarjeta revolving es un tipo de crédito preconcedido y el usuario decide cuanto pagará cada mes, permitiendo fraccionar así el pago del crédito.

En palabras más sencillas, podemos establecer una serie de cuotas para devolver el dinero en lugar de pagar todo lo que se ha gastado de golpe. Cabe destacar que al fraccionar nuestras compras, debemos pagar una serie de intereses y comisiones por posponer el pago. Las tarjetas revolving permiten realizar compras a pesar de que no existan fondos en la cuenta. En este sentido, funciona como una tarjeta de crédito común, pero la diferencia esta en que el usuario de una tarjeta revolving aplaza la devolución del importe en lugar de pagar en la fecha de liquidación. De esta manera, se permiten realizar pagos a plazos según las cuotas pactadas, pero aplicando unos intereses elevados en cada pago.

Estos intereses que se aplican al hacer uso de una tarjeta revolving pueden alcanzar el 25% e incluso mas en muchos casos, lo que puede derivar en un bucle de endeudamientos que no tiene fin.

¿Qué significa crédito revolving?

Escuchamos hablar de tarjetas revolving pero, ¿Qué es un crédito revolving?

Este tipo de crédito, también denominado crédito revolvente, es un préstamo de tipo flexible que quién lo adquiere, puede devolverlo en las cuotas que decida siempre y cuando esté dentro de los parámetros que el banco establece. Una de las peculiaridades es que a medida que vamos amortizando este préstamo, la cantidad vuelve a estar disponible y podemos disponer del dinero nuevamente. Aquí es donde viene el mayor problema.

Las cantidades que destinamos a amortizar poco a poco este préstamo, vuelve a formar parte del crédito disponible para gastar del deudor, por lo que constituye una deuda que se renueva de forma automática. Esto constituye un crédito rotativo que puede convertirse en una deuda permanente si no sabemos gestionarlo correctamente.

El limite que se concede oscila entre los 500 y los 6.000 euros aproximadamente. El cliente fija el limite que necesita y de esta forma, devuelve el importe del que ha dispuesto con una cuota fija mensual durante un determinado periodo.

¿Cómo funcionan las Tarjetas Revolving?

Al recibir tu tarjeta revolving, es necesario llamar a tu banco para así pactar las condiciones de pago. Este proceso es de lo mas sencillo y en cuestión de dos minutos tu tarjeta estará lista para usarse.

El banco deberá informarte de las opciones para devolver el crédito de la tarjeta revolving, pero llegados a este punto deberías saber que hay tres alternativas posibles:

  • Pagar un porcentaje de la deuda. Se puede establecer un porcentaje fijo a devolver cada mes. Cada tarjeta revolving dispone de sus máximos y sus mínimos. Esto es lo que perfecto aplicarán la mayoría de tarjetas con tasas entre el 5% y el 25% como norma general.
  • Pagar una cuota fija todos los meses. En esta alternativa también existen máximos y mínimos. Llegados a este punto dará igual la cantidad de crédito a la que hayas accedido. Cada mes irás devolviendo un importe fijo. Una de las características que hacen de este tipo de tarjetas una trampa es que ese dinero que devuelves lo tendrás inmediatamente disponible para volver a gastarlo.
  • Pagar el total del crédito el mes siguiente. De esta forma funcionan las tarjetas de crédito comunes. Las tarjetas de revolving también permite esta opción, sólo que no suele informar de esta alterativa. El motivo es que es el modo en el que menos dinero ganan con los intereses porque sólo los cobrarán si no pagas a tiempo.
Las tarjetas revolving también permiten fijar el pago total a final de mes, pero la mayoría vendrán por defecto con la opción de pago aplazado. La cuestión es que esta forma de pago no genera intereses, por lo que los bancos no suelen promocionarla para poder seguir cobrando comisiones elevadas.

¿Qué riesgos suponen las tarjetas revolving?

Las tarjetas revolving suponen tres riesgos principalmente:
  • Potencian el consumo. El hecho de puedas disponer siempre de una cantidad de dinero incita a utilizarlo sin ser muy consciente de lo que pueda pasar después. Teniendo en cuenta de que cada euro que se devuelve, es un euro del que se dispone después, cosa que provoca que no se devuelva la totalidad del saldo, ya que siempre queda un remanente de deuda que generan los intereses. Lo que puede conllevar a que el usuario termine en un bucle de endeudamiento.
  • Elevadas tasas de interés. Como hemos comentado anteriormente, se aplican unas tasas de interés desproporcionadas, superando en muchos casos el 25% TAE. Llega a tal punto que se considere usura, aunque se puede reclamar mediante la Ley de la Usura (Ley Azcárate).
  • Comercialización poco transparente. Generalmente, la venta de tarjetas revolving ha sido siempre comercializado de una forma poco transparente con el usuario. Esto también genera una cierta desconfianza hacia la persona que va a consumir este producto.
Podemos decir que, a pesar que este tipo de servicio sea beneficioso para los usuarios, a medio/largo plazo es perjudicial por lo que hemos ido especificando. Por un lado, porque se debe hacer un uso precavido con el dinero. Y, por otro lado, los intereses que se aplican.

Reclamar por tarjetas revolving

Como hemos explicado anteriormente, bastantes personas comparten opinión sobre estas tarjetas y todas se han visto sumergidas en la misma situación, un bucle de deudas que no tiene fin. Un hecho cada vez más frecuente y por lo que más gente se anima a reclamar por este tipo de tarjetas revolving.  Las principales herramientas para poder realizar las reclamaciones pertinentes son las siguientes:
  • Ley de la Usura o Ley Azcárate. Ley del 23 de Julio de 1908, en la que dice lo siguiente:
    ‘Será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquél leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales. Será igualmente nulo el contrato en que se suponga recibida mayor cantidad que la verdaderamente entregada, cualesquiera que sean su entidad y circunstancias. Será también nula la renuncia del fuero propio, dentro de la población, hecha por el deudor en esta clase de contratos’.
    Por tanto, los elevados intereses que se aplican con las tarjetas revolving permiten su impugnación a través de esta ley.
 
  • Falta de transparencia. En determinadas ocasiones puede producirse la nulidad de la cláusula de intereses si la tarjeta se ha comercializado sin ofrecer la información debida. Hay que tener en cuenta que la jurisprudencia exige un doble control de incorporación y transparencia cuando se celebran ciertos contratos con consumidores y usuarios.
El tribunal supremo ya se ha pronunciado acerca de las tarjetas revolving y sobre si el tipo de intereses estipulados son usurarios o no, y en consecuencia de ello si el crédito estaba afectado de nulidad. Así que con la reciente STS 149/2020, de 4 de marzo, reiteraba que
‘se considerarían usurarios todos aquellos contratos de tarjeta revolving con intereses remuneratorios superiores al 20%’.
Con esta sentencia, los tipos de interés de las tarjetas revolving se redujeron considerablemente, bajando del 25’2% al 22,86% TAE en la medida actual.

¿Cómo cancelar las Deudas de Tarjeta Revolving?

Si tienes problemas para hacer frente a tus deudas por culpa de las tarjetas revolving, en Tu Segunda Oportunidad somos un bufete de abogados y economistas dedicado exclusivamente a la cancelación de deudas empleando la reciente Ley de Segunda Oportunidad. Gracias a eso, miles de usuarios de tarjetas revolving y otras deudas imposibles de pagar por nuestros clientes han sido canceladas y ahora disfrutan de vidas sin preocupaciones. Te explicamos en qué consiste la Ley de Segunda Oportunidad en el siguiente video:

INFÓRMATE SOBRE LA LEY DE SEGUNDA OPORTUNDIAD

© 2021 Tu Segunda Oportunidad by goodie.es | sitemap | aviso legal

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad