Open/Close Menu Expertos en La Ley de Segunda Oportunidad

Una vez que el deudor haya solicitado el concurso de acreedores voluntario, el juez podrá exonerarle de gran parte de sus deudas bajo dos condiciones: 

Primero, que el juez considere que el deudor ya no tiene dinero ni activos para afrontar sus deudas.

Segundo, que el deudor haya demostrado obrar de buena fe, lo que significa cumplir varios requisitos.

Tener una deuda superior a 15.000€ e inferior a 5.000.000 €.

Aunque legalmente un ciudadano se puede acoger a la ley de segunda oportunidad por una cantidad menor a 15 mil euros, en Tu Segunda Oportunidad consideramos que iniciar un proceso judicial por menos de dicha cantidad podría llevar al deudor a que el proceso resulte más costoso que la cantidad de deuda.

En cuanto al máximo de deuda permitida para acogerse a la ley de segunda oportunidad se sitúa en los 5 millones de euros.

No haber sido condenado por delitos de carácter patrimonial

El usuario no podrá beneficiarse de la ley si ha sido condenado anteriormente por delitos contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico, por falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores.

Actuar de buena fe.

Es decir, que el juez no considere que su insolvencia ha sido provocada adrede por el propio deudor.

Para que el juez considere que el usuario actúa de buena fe este no debe ocultar ningún dato de su patrimonio y que el tiene siempre la intención de pagar el total de la deuda.

Haber intentado alcanzar un acuerdo extrajudicial con sus acreedores, antes de acudir al concurso.

La persona endeudada debe demostrar que ha intentado llegar a un acuerdo entre los acreedores y él para solventar la deuda aunque esta no haya progresado. Para llegar a ello el usuario debe:

  • Comunicarse con los acreedores por vía notarial.
  • Tener un mínimo de ingresos para demostrar que tiene la intención de pagar.

Este hecho, a demás de ser indispensable para acogerse a la ley de segunda oportunidad ayuda al usuario a demostrar que actúa de buena fe y que merece beneficiarse de dicha ley.

No haber sido declarado culpable en el concurso de acreedores.

Es decir que el usuario nunca se haya acogido a un proceso de concurso de acreedores y si lo ha hecho, tiene que haber sido calificado de fortuito.

No haber sido beneficiado por la Ley de Segunda Oportunidad en los diez años anteriores.

Si el usuario se acogió a la ley de segunda oportunidad hace menos de diez años no puede volver a beneficiarse de ella hasta pasado este período de tiempo.

Tener dos o más acreedores

Si la deuda del usuario sólo recae sobre un acreedor este no podrá beneficiarse de la ley de segunda oportunidad.

¿Qué excepciones hay?

La exoneración no se aplica a la totalidad de las deudas, la ley establece dos excepciones:

  • Los créditos de derecho público (Agencia Tributaria y Seguridad Social).
  • Los créditos por alimentos

Por último, es importante tener en cuenta que las deudas no desaparecen definitivamente. La ley concede a los acreedores la posibilidad de solicitar la revocación de la exoneración concedida. Pero solo será aceptado en el momento que se demuestre que el deudor ha obrado de mala fe. O bien cuando ha estado cobrando dinero en negro para evadir el pago de las correspondientes deudas.

En TU SEGUNDA OPORTUNIDAD, nos especializamos en la Ley de la Segunda Oportunidad en España, ¡No dudes en llamarnos!

© TuSegundaOportunidad by goodie.es | sitemap | aviso legal

logo-footer

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad