Open/Close Menu Expertos en La Ley de Segunda Oportunidad

Cuando hablamos de deuda debemos tener presente que no todas suponen lo mismo. Siendo más precisos, existen diferentes tipos de deudas dependiendo la finalidad que necesitemos darle al capital demandado. Si pedimos prestado una determinada cantidad de dinero a un banco o entidad, ya sea por motivos de inversión, financiación o demás, implica que establecemos una relación económica con un acreedor (la persona o entidad que nos proporciona este dinero) y que llegado el plazo, tendremos que hacer efectiva la cantidad acordada más intereses y posibles comisiones.

A la hora de hablar sobre los tipos de deudas que existen, seguramente a más de uno se nos vendrán a la cabeza los dos tipos por excelencia. La primera, la deuda pública, una deuda la cual ha sido muy sonada los últimos años debido a la crisis económica. Y la segunda, la deuda privada, aquella que contrae cualquier persona física o jurídica, es decir, que no sea un ente público.

En este post te explicaremos detalladamente los diferentes tipos de deudas y en qué consisten.

Tipos de deudas en función de quién las emite

  • Deuda pública. Es aquel tipo de deuda propiedad del Estado que puede mantener con inversores tanto nacionales como internacionales. Esto permite al país obtener financiación económica. Se representa a través de títulos como Bonos u Obligaciones del Estado.
  • Deuda privada. Es aquella que puede contraer cualquier persona física o jurídica que no sea una entidad pública. Suelen venir derivadas de alguna necesidad de conseguir financiación o para hacer frente a un determinado gasto. La empresa que emite este tipo de deudas obtiene como beneficio un interés que tendrá que abonar la persona que adquiere la deuda. El tipo de interés puede variar dependiendo de muchos factores, como por ejemplo el plazo estipulado o el número de mensualidades que se deberán abonar.

Deudas en función de la calidad del crédito

La calidad del crédito es un método de evaluación que realiza la entidad emisora de la deuda a las personas físicas o jurídicas que van a contraer el préstamo para evaluar la capacidad que posee para cumplir con los pagos establecidos en tiempo y forma. Así, la empresa puede visualizar por adelantado las posibilidades que tendrá de asumir los pagos o no.

  • Deuda bancaria. Una de las deudas más demandadas actualmente. Son ese tipo de deudas que adquieren las personas físicas con las entidades bancarias y suelen proceder de créditos, tarjetas de crédito y microcréditos, entre otros.
  • Deudas corporativas. Hacen referencia tanto a las personas físicas como a las empresas, por lo que la calidad del crédito puede variar. En este tipo de deuda encontramos tres variantes:
  • Deuda senior secure. Las emiten las entidades financieras y poseen la mayor calidad de la deuda. Se conocen como cédulas hipotecarias.
  • Deuda senior. La calidad de este tipo de deuda también es muy elevada, pero su diferencia es que en caso de que la entidad emisora quiebre por cualquier motivo, tendrá prioridad a la hora de cobrar la deuda. En otras palabras, se situará por delante de otras deudas al pagar.
  • Deuda subordinada. Estos títulos normalmente los emiten las grandes sociedades y entidades de crédito, como bancos. Estas deudas son de peor calidad que las anteriores. Aquí, el cobro de los intereses se condiciona al nivel de beneficio obtenido. Es decir, el inversor no percibe este beneficio si el emisor no llega a un determinado nivel de ingresos. Los tipos de deuda subordinada pueden ser:
  • Redimible. Se devuelve el principal de la inversión en una fecha determinada.
  • No redimible. En este caso, se trata de una inversión que no está determinada y el principal no se devuelve.
  • Canjeable. El principal se devuelve, pero con la condición de que las acciones sean equivalentes en el momento de la devolución.
  • Deuda hibrida: Este tipo de deuda las emiten las empresas no financieras para conseguir financiación sin que exista deterioro en el capital. Si hablásemos sobre la calidad crediticia de esta deuda se considera media, ya que es parte deuda y parte capital.

Tipos de deudas en función de los objetivos

Es cierto que tenemos un concepto de deuda dónde pensamos que ninguna deuda es conveniente, sin embargo, podríamos rectificar diciendo que haciendo uso de un buen conocimiento y sabiendo invertir en pequeña medida, puede ayudarnos a crecer. Por eso, vamos a hablar un poco de estos diferentes tipos de deudas:

  • Deuda friccional. Las personas físicas suelen contraer esta deuda por vivir encima de sus posibilidades económicas reales, es decir, por no poder asumir su estilo de vida. Un buen ejemplo sería adquirir una vivienda cuando nuestro sueldo no nos da margen para asumir este gasto tan elevado.
 
  • Deuda hormiga. Este tipo de deuda adquiere su nombre debido a que son pequeñas deudas que se van obteniendo a lo largo del día y que finalmente constituye una gran cantidad dinero. Por poner un ejemplo, seria pagar con tarjeta de crédito pagos diarios como consumo u ocio.
  • Deuda de subsistencia. Tal y como nos indica su nombre, se corresponden a las deudas que adquirimos para subsistir al día a día. Se requieren para hacer frente a pagos básicos como agua, luz o alimentación, y con ellos suelen venir unos tipos de intereses bastante elevados.
  • Deuda de apalancamiento. Las características de esta deuda no se corresponden con las demás. Es decir, esto puede suponer un crecimiento a largo plazo. Este tipo de deuda se utiliza normalmente para reinvertirla en diferentes supuestos como en el ámbito de los negocios o en una vivienda.

Si quieres obtener más información sobre las diferentes formas en las que podemos ayudarte a recuperar tus deudas, ponte en contacto con nosotros y estudiaremos tu caso. En TuSegundaOportunidad contamos con profesionales especializados en el sector. ¡No esperes más!

Consúltanos en cualquiera de nuestras sedes…

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

© 2021 Tu Segunda Oportunidad by goodie.es | sitemap | aviso legal

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad