Open/Close Menu Expertos en La Ley de Segunda Oportunidad

Cada vez son más las personas que viven encadenadas a créditos usureros que prometían facilidades de pago y que, con el tiempo, se acabaron transformando en elevados intereses incrementalmente difíciles de pagar. Y es que, cuando contamos con deudas, no solo nos pasa factura a nivel económico sino también emocional. Esto nos deriva a situaciones de agobio y estrés porque vivimos en una incógnita de saber cómo y cuándo podremos resolver nuestros problemas.

Así que te preguntarás, ¿es posible vivir sin endeudarse? La respuesta es rotundamente sí. Es una fórmula sencilla, pero todo empieza en uno mismo. El cambio de mentalidad en estos casos es la clave para poder cambiar drásticamente nuestros hábitos y hacer un consumo responsable que podamos asumir.

Los mejores consejos para no endeudarse más

En este post comentaremos 5 consejos para no seguir endeudándote por encima de tus posibilidades y que de esta manera puedas remitir tus actos hacia una vida sin deudas. Empecemos:

  • Evitar en la medida de lo posible usar tarjetas de crédito. Esta es una de las formas más utilizadas para realizar una financiación. La mayoría de la población en la actualidad cree conveniente tener una tarjeta de crédito para hacer frente a posibles situaciones que se presenten en el día a día, pero en realidad estas tarjetas son una ‘trampa’ constante que nos incita a hacer un uso indebido de ellas y a gastar dinero en productos que realmente no necesitamos. Lo cierto es que tener una tarjeta de crédito se convierte en un préstamo mensual, por lo que si no pagamos este préstamo a tiempo, los intereses se elevarán. Por lo cual, es mejor evitar el uso de estas tarjetas, puedes escoger otro tipo de alternativas como las tarjetas de débito donde solo harás uso del dinero que dispones o cerciorarte previamente de que dispones del dinero suficiente en la cuenta para saldar la deuda cuando llegue el día.
  • No financiar las compras a plazos. El pago a plazos de cualquier producto y/o servicio es una posibilidad de endeudamiento más. Actualmente esta alternativa se nos da casi en cualquier caso, y aquí es donde llega el problema. Las tasas de interés que genera este tipo de financiación son muy altas, por lo que el precio que acabamos pagando se dispara. Es por eso, que para evitar pagar casi el doble del importe por intereses, es mejor recurrir al viejo método del ‘ahorro’ y solo comprar cuando disponemos del dinero en mano. De esta manera nos evitamos contraer deudas y de la misma forma valoraremos mucho más el producto y/o servicio que vayamos a adquirir.
  • Elabora un depósito para gastos imprevistos. Una de las maneras más efectivas para no caer en el ‘sobreendeudamiento’ es recurrir al ahorro. En ocasiones, suena más fácil decirlo que llevarlo a cabo, y es normal, ya que a veces no vemos viable extraer una porción de nuestro sueldo para destinarlo a ahorros. Pero si lo vemos con una perspectiva a largo plazo, gracias a este pequeño depósito no sería necesario recurrir a préstamos rápidos y no caeríamos en deudas para asumir las necesidades de consumo que tenemos. Para empezar lo más recomendable es guardar un 5% de tus ingresos mensuales para este caso, y progresivamente aumentarlo hasta alcanzar un 20-25%.
  • Reduce tu consumo y ajústate a tus necesidades. A veces etiquetamos de “necesidades” cosas que no lo son. Y esto también es un efecto negativo a la hora de ahorrar y nos genera más facilidades para contraer deudas. Nuestros hábitos de compra han generado sentimientos de necesidad hacia productos/servicios que son perfectamente prescindibles en nuestro día a día. Nos guiamos por impulsos, y esto nos genera problemas con nuestros pagos porque realmente no podemos hacer frente a determinado tipo de consumo. Es fundamental hacer un paréntesis y reflexionar las necesidades reales que tenemos y de que manera las podemos satisfacer.
 
  • Establece un máximo de préstamos. Es cierto que lo más acertado es evitar caer en préstamos y en deudas, pero en ocasiones esto es una misión casi imposible. Actualmente a la población le cuesta cubrir todas sus necesidades únicamente con sus ingresos, y es donde entran en juego los créditos. Además, la mayoría de nosotros nos cuesta entender el mecanismo de los préstamos y gracias a eso también caemos en ‘sobreendeudamiento’. Muchos tipos de préstamos están pensados para que se animen a contratarlo inmediatamente, sin considerar los posibles gastos que tendrán a largo plazo. De todos modos, la clave está en intentar tener las mínimas deudas posibles, e intentar liquidarlas lo antes posible, por eso recomendamos destinar un 20% de tus ingresos mensuales al pago de estas deudas pendientes.

En TuSegundaOportunidad te podemos ayudar. Si estás viviendo una situación de endeudamiento y no es posible hacer frente a tus necesidades básicas con tus ingresos, puedes beneficiarte de esta ley. Somos especialistas en este tipo de casos y contamos con numerosos casos de éxito donde ciudadanos han podido volver a saber qué era “vivir” sin deudas. ¿Quieres ser uno de ellos? ¡No esperes más y contacta con nosotros!

Consúltanos en cualquiera de nuestras sedes…

© 2021 Tu Segunda Oportunidad by goodie.es | sitemap | aviso legal

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad