Open/Close Menu Expertos en La Ley de Segunda Oportunidad

En este post hablaremos de como declararse insolvente cuando no se puede hacer frente a una deuda. ¿Cómo se hace? Continúa leyendo y te lo explicaremos de una forma clara y sencilla. Existe lo que se llama la Ley de la Segunda Oportunidad. Una ley creada en España para personas que, por una circunstancia u otra, no han podido seguir adelante con su negocio y tienen deudas con sus acreedores, esto les hace ir acumulando deudas hasta que llega un punto en el que es imposible llegar a pagar este débito.

Asimismo, dicha ley, si demuestras que no eres solvente, ofrece la oportunidad de declararse insolvente ante una deuda.

Debes demostrar que, con tu sueldo, no puedas cubrir tus necesidades básicas: vivienda, alimentación, pago de suministros, educación de tus hijos, etc. Por tanto, si no puedes cubrir las necesidades básicas, será imposible cubrir tus deudas pendientes.

Pongamos un ejemplo para que quede claro. Supongamos que tenemos un sueldo de 1.200 €, y sumando los gastos de todas las necesidades básicas son 1.500 €, y además debes una deuda de 300 € mensuales. ¡Es imposible poder pagarlo todo!

En Tu Segunda Oportunidad, estamos especializados en el sector y contamos con un equipo profesional para que te podamos aconsejar, ayudar y solucionar tus problemas de insolvencia. ¡Déjate ayudar!

¿Cuál es el significado de Insolvente?

¿Te has llegado a preguntar que significa “insolvente”? Declararse insolvente significa que por circunstancias varias, una persona no puede hacer frente a sus obligaciones de pago. Esto ocurre cuando lo que poseemos es menor que lo que debemos, y nuestra capacidad de endeudamiento ha llegado hasta su límite. Si no contamos con el dinero suficiente para hacer frente a nuestros gastos diarios y además, a nuestras deudas, el artículo 2 de la Ley 22/2003 estipula que somos insolventes. Si quieres saber más sobre el procedimiento, lee nuestro artículo sobre la Ley de Insolvencia Económica. Exactamente este requisito es indispensable si nos queremos acoger a la Ley de la Segunda Oportunidad. De esta forma, los ciudadanos insolventes pueden eliminar sus impagos de una forma segura.

¿Cómo me declaro insolvente y dónde puedo acudir?

Es posible que entre nuestras inquietudes se nos aparezcan las típicas de, ¿cómo me declaro insolvente? Y esto es normal cuando estamos a punto de entrar en un proceso nuevo para nosotros. Así que hoy responderemos, como declararse insolvente, dónde acudir y qué hay que hacer. Puede declararse insolvente cualquier persona física, autónomo o empresario como empresa.

Asimismo, autónomos, particulares y empresarios deberán acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad para llegar a declararse insolvente, mientras que las empresas deberán recurrir a otra herramienta llamada concurso de acreedores. De igual modo, existen dos opciones respecto a declararse insolvente:

  • Que sea el deudor quien se autodeclara insolvente. El deudor debe justificar su estado de insolvencia aportando toda la documentación necesaria que den credibilidad al caso.
  • Que sea el acreedor quien declara insolvente al cliente. Si se da este caso, es la entidad acreedora quien debe justificar el estado de insolvencia. En este caso también debe aportar toda la documentación relativa al estado de insolvencia. Ya sea a través de una sentencia firme de juicio, embargos, etc.

¿Dónde acudir para declararse insolvente?

Para declararnos insolvente debemos acudir al Juzgado de lo Mercantil. Este juzgado es especializado dentro del orden civil en la resolución de conflictos de carácter mercantil, como en este caso lo relacionado con la materia concursal. Podemos acudir para solicitar la declaración del concurso ambas partes, tanto deudor por decisión propia (es decir, concurso voluntario), como sus acreedores (en este caso, concurso provocado).

¿Cuáles son los requisitos para declararse insolvente?

Es cierto que hay una serie de requisitos para declararse insolvente en España. No todo el mundo que lo quiera, puede acogerse a esta ley. Asimismo, el requisito principal para declararse insolvente es simplemente demostrarlo. Esto se hará aportando la documentación correspondiente sobre nuestros ingresos y el patrimonio que poseemos, y en contra partida, nuestros gastos y deudas.

De todos modos, se deben de cumplir otra serie de requisitos en el momento de presentar la solicitud correspondiente:

  • La persona física o autónomo debe haber incumplido la obligación de pago de más de dos deudas durante aproximadamente 90 días, y a favor de dos o más acreedores.
  • El valor total de las deudas debe de suponer el 10% del pasivo total como mínimo del deudor en cuestión.
  • Todas las deudas deben haber sido contraídas durante el desarrollo de su actividad.
  • La deuda no puede superar los 5 millones de euros.
  • No puede existir una sentencia firme en contra del deudor durante el año anterior por delitos relacionados con Hacienda, Seguridad Social, patrimonio o delitos de falsedad documental.

Cuando llegamos hasta una situación de este calibre, la Ley de Segunda Oportunidad interpreta que solo nos queda cancelar las deudas o renegociarlas, ya que es imposible hacerse cargo de ellas.

¿Qué pasos seguir para declararse insolvente?

Si no tenemos más opciones que declararnos en estado de insolvencia, se deberán seguir una serie de pasos que toda persona interesada debería conocer para que todo el proceso quede bien documentado desde principio a fin.

  1. Acudir al Juzgado de lo Mercantil para solicitar la declaración de concurso.
  2. Una vez presentada la declaración de insolvencia conjuntamente con la documentación, el juez se encargará de decidir si el deudor cumple los requisitos o no.
  3. En el caso de denegarse la declaración de insolvencia, el proceso finalizaría aquí. El deudor podrá encontrar otras formas de responder ante las deudas. Si se acepta, se abre un proceso que está regulado por la Ley Concursal.
  4. Entra en juego el Administrador Concursal. Este profesional se encarga de negociar con los acreedores teniendo muy en cuenta la figura de la persona que es quién se ha declarado en estado de insolvencia. Lo idóneo es llegar a un acuerdo entre todas las partes implicadas y plasmar la resolución en un convenio, donde se recogerán las quitas correspondientes. Si esta situación no resulta fructífera, se procederá a liquidar en el patrimonio del deudor para saldar los impagos.
  5. Si un deudor se declara insolvente, se paraliza automáticamente el pago de todos los intereses y de las reclamaciones que han realizado los acreedores asociados a las deudas.

¿Qué consecuencias trae declararse insolvente?

Las principales consecuencias de declararse insolvente, son las siguientes:

  • Se procederá a realizar el procedimiento concursal, es decir, que la autoridad competente realizará un estudio profundo sobre tu situación económica, para así confirmar que realmente no dispones de patrimonio suficiente para poder pagar tus necesidades básicas y, por ende, tus deudas.
  • Se bloqueará por un tiempo cualquier acceso al sistema financiero en relación a los servicios de financiación que ofrezca una entidad bancaria.
  • El patrimonio de cada persona insolvente puede estar en riesgo si no se consigue llegar a un pacto con los acreedores.

Tiene que quedar claro que, declararse insolvente, no significa que tus deudas quedan perdonadas completamente, sino que, durante un tiempo determinado se procede a la paralización de los pagos por imposibilidad de hacerles frente.

Elimina tus deudas declarándote insolvente

Si has llegado a un punto crítico en tu situación económica y ves que cada vez te cuesta más hacer frente a tus deudas, lo más acertado es eliminarlas con la Ley de la Segunda Oportunidad. Esta ley fue aprobada con el objetivo de rescatar a todas aquellas personas afectadas por la crisis económica. Así, cualquier persona insolvente puede eliminar o reducir sus deudas de una forma segura y totalmente legal.

En Tu Segunda Oportunidad estamos especializados en esta ley. Nuestros años de experiencia nos han dado como fruto cientos de clientes satisfechos y sobre todo, sin deudas existentes.

“El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse” Winston Churchill.

¿Quieres más información? Contacta con nosotros rápidamente y te atenderemos sin compromiso. Encontraremos una solución para que vuelvas a vivir sin preocupaciones.

Consultanos en cualquiera de nuestras sedes…

© 2021 Tu Segunda Oportunidad by goodie.es | sitemap | aviso legal

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad