Open/Close Menu Expertos en La Ley de Segunda Oportunidad

Una vez que una empresa solicita un concurso de acreedores, se da inicio al procedimiento concursal. Entonces, ¿Cuál es el primer paso que se lleva a cabo? Nombrar a un administrador concursal, pieza imprescindible en este proceso.

El deudor, empresa o persona física debe solicitar que se celebre un concurso de acreedores en los dos meses siguientes al momento en que se da fe de su estado de insolvencia o de quiebra.

El administrador concursal

El administrador concursal es una figura nombrada por un juez que se encarga del concurso. Su principal función es estudiar a fondo la situación en la que se encuentra la empresa que va a realizar el concurso y tomar las riendas para asegurar el beneficio de todas las partes implicadas.

Estos administradores concursales suelen ser expertos abogados o economistas en el sector privado, gozan de experiencia y formación demostrable en el ámbito de los concursos de acreedores. Los nombres de estos profesionales se incluyen en un registro especial y conforme vayan siendo necesarios sus servicios, se van nombrando por orden.

Cabe destacar que el administrador concursal no está al pleno servicio de los acreedores ni tampoco del deudor. Las dos figuras cuentan con el soporte de sus abogados, por eso la misión principal del administrador es garantizar que el procedimiento se lleve a cabo de la manera mas equitativa posible y que se intente continuar con la empresa, siendo lo más neutral posible.

¿Qué funciones desarrolla?

Las funciones que leva a cabo un administrador concursal son muy variadas, pero podemos resumirlas en dos objetivos:

  • Lograr que se abonen las deudas a los respectivos acreedores
  • Que se pueda llevar a cabo la continuidad de la empresa, siempre que sea posible

Lo primero que debe realizar un administrador concursal es elaborar un informe descriptivo de la situación actual de la empresa y de las causas que la han llevado hacia el estado en el que se encuentra.

El informe debe contener como mínimo, lo siguiente:

  • Análisis de la contabilidad y del estado financiero de la persona o empresa que solicita el concurso
  • Inventario de los activos y pasivos del deudor
  • Una lista de los acreedores y el importe de los créditos
  • La propuesta de convenio de los acreedores o de liquidación de la empresa
  • Una valoración de las decisiones que se han tomado por parte del deudor antes de la realización del concurso, para comprobar si se puede calificar de culpable
  • Una memoria donde se recojan todas las decisiones tomadas por el administrador concursal en sus tareas de dirección del concursado.

Para acabar, otra de las funciones que lleva a cabo el administrador concursal es dirigir las actividades económicas del concursado. De esta forma, el mismo puede seguir realizando su trabajo y evitar la quiebra de cualquier manera.

Otras de las funciones de carácter directivo que puede realizar el administrador concursal se encuentran las siguientes:

  • Suscribir todos los contratos mercantiles que se necesiten, especialmente los de venta y liquidación de bienes de la empresa.
  • Realizar contratos de nuevos empleados, así como tramitar despidos necesarios o modificar contratos de trabajo. También tiene la posibilidad de iniciar un ERE (Expediente de Regulación de Empleo)
  • Cumplir con todas las obligaciones contables, como por ejemplo las declaraciones de impuestos y las cotizaciones de la Seguridad Social
  • Convocar las juntas de accionistas o socios y ser partícipe de ellas.

Para poder cumplir todas estar tareas, es conveniente que todos los agentes que intervienen en el concurso, faciliten la tarea del administrador concursal y le proporcionen toda la información que requiera.

¿Quién puede ser administrador concursal?

El administrador podrá ser tanto una persona física como jurídica, siempre y cuando se encuentre inscrita en el registro publico concursal que le corresponda.

Entonces, para ser administrador concursal deben cumplirse una serie de requisitos:

Requisitos para cumplir con la función de administrador concursal

  • Ser abogado y ejercer de ello, con un mínimo de cinco años de experiencia en el ámbito o bien economista o auditor de cuentas.
  • Disponer de formación especifica acreditada en derecho concursal.
  • Que se figure en la lista de administradores concursales que se realizan cada año
  • Tener suscrito el seguro de responsabilidad civil.

Una vez cumplido esta serie de requisitos, la designación del administrador concursal entre todos los que están inscritos, se lleva a cabo por sorteo.

Después, se comunica a la persona elegida su nombramiento y se acude al juzgado a los cinco días siguientes de realizarse esta comunicación. En el caso de que no se aceptase el cargo o no se cumpliera todos los requisitos necesarios, se nombra a otro administrador.

Hay que tener en cuenta que existe un régimen de incompatibilidades y prohibiciones que limitan la posibilidad de ser administrador concursal. Estos requisitos figuran en los artículos 64 y 65 de la Ley Concursal.

Alguno de estos ejemplos son que no podrán ser administradores concursales aquellos que tengan alguna relacion profesional con el concursado o que, por lo contrario, la hubieran tenido en los últimos tres años. También aquellos que no puedan ser administradores de sociedades anónimas o limitadas.

El administrador concursal y la Ley de Segunda Oportunidad

Debemos conocer que el administrador concursal no solo interviene en los concursos de sociedades mercantiles, si no que también puede intervenir en los concursos de las personas físicas.

¿Qué funciones tiene en estos casos?

El deudor tiene la obligación de intentar llegar a algún tipo de acuerdo extrajudicial de pagos con todos sus acreedores. De esta manera, para conseguir su objetivo, se le nombra a un mediador. Este mediador será el encargado de solicitar un concurso consecutivo, si se procede.

Explicado de una manera sencilla, se liquida la totalidad de los bienes del deudor y el mediador pasa a ser administrador concursal y será quien tramite el concurso.

Todos los mediadores deben cumplir con las condiciones que se estipula en la Ley 5/2012, de 6 de Julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles, para actuar como administrador concursal.

Entre las funciones que puede llevar a cabo, están las siguientes:

  • Examinar toda la documentación aportada y comprobar la existencia y de cuanto son los créditos a abonar.
  • Elaborar un plan de pagos y reunir tanto al deudor como a los acreedores con el único objetivo de llegar a un acuerdo extrajudicial de pagos.
  • Solicitar el concurso consecutivo.

En resumen, el administrador concursal es la pieza clave a lo largo de todo el procedimiento. El objetivo de la Ley, es introducir en el proceso concursal a un tercero que sea en todo momento imparcial y que asegure el buen funcionamiento de el procedimiento para que se logre el resultado más satisfactorio para todas las partes que se encuentran implicadas.


¿Necesitas a un administrador concursal o estás interesado en el proceso? En TUSEGUNDAOPORTUNIDAD te asesoramos a cerca de todo lo necesario para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad y lo que necesitas.

Contacta con nosotros y daremos respuesta tu petición lo más rápido posible. Nuestros abogados especializados en régimen de Segunda Oportunidad estudiarán tu caso y ofrecerán la alternativa que más se adapte a tu situación.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

© 2021 Tu Segunda Oportunidad by goodie.es | sitemap | aviso legal

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad