Cuando se está en una situación de impago de sus deudas, la situación más común y más habitual se produce son las llamadas telefónicas de los acreedores. Son llamadas incómodas que no quieres recibir cuando se está en una situación como esta.

Los prestamistas, como son conscientes que tendrán complicado cobrar lo que le deben, la única manera que tienen es insistir y presionar mucho, hasta tal punto que se puede convertir en un acoso.

El perfil de la persona encargada de realizar la llamada, suele ser borde, utiliza un leguaje agresivo y llama a cualquier hora del día. Asimismo, utiliza una forma de hablar muy despreciativa, haciéndote sentir muy mal, maltratándote mentalmente, con el fin de que pagues. También puede llegar a insultar y amenazar, para así sentirnos “culpables” de lo que debemos. El sentimiento de culpabilidad, provoca que estemos convencidos de la “obligación de deber”, y hace que tengamos más miedo de coger el teléfono para así protegernos.

Pero todo esto, no tiene que ser así. Debería usted denunciar penalmente por acoso; aunque en varias ocasiones no se acaba de denunciar por no tener ánimo para hacerlo, por el estado psicológico en el que no se está preparado y, sobre todo, porque muchas veces no se sabe ni cómo hacerlo. Además, denunciando no se consigue que se cese de inmediato el acoso.

A medida que van pasando los días, y el acoso sigue aumentando cada vez más, y llega un momento en el que lo único que queremos es que esta “pesadilla” acabe cuanto antes.

Dicho en otras palabras, el intento del acreedor es minarte la moral, destruir tu autoestima, hacerte sentir culpable y que por encima de todo que le pagues, le da igual todo lo demás, pasando por encima el pago del alquiler/hipoteca, alimentación, educación de tus hijos etc.

 

Consejos para cómo actuar ante el acoso telefónico

Llegados a este punto, tras ver a muchos de nuestros clientes en esta situación, siempre les damos los siguientes consejos:

  • En primer lugar, que no te sientas culpable, “no has cometido ningún delito”, quizás los que se equivocaron fueron los que le dieron el préstamo, ¿no crees?
  • Una llamada no puede afectarte en tu vida, no puede “cabrearte”, habrán conseguido su objetivo y se resentirán las personas que te rodean y tu misma.
  • Durante estas llamadas no pierdas la calma, explica que no puedes pagar y que estás buscando una solución y repítelo con tranquilidad. En caso de que el “reclamador” pierda la educación o el tono no te parezca adecuado, lo mejor que puedes hacer es decirle “lo siento, ya le he explicado mi situación, voy a colgar” y finaliza la llamada. Ya que, si entras en su juego puede acabar siendo perjudicial para ti.
  • Puedes identificar los acreedores más incómodos y marcarlos en tu móvil como teléfono no deseados, de esta manera, ni siquiera te sonará el teléfono. Esta solución no funciona con la mayoría de los “reclamadores” ya que “ilegalmente” usan prefijos de distintas provincias para confundirte y que aceptes la llamada.
  • Busca una solución definitiva y, dependiendo de tu situación, puedes beneficiarte de la Ley de la Segunda Oportunidad. Con TU SEGUNDA OPORTUNIDAD puedes quitarte las deudas y hacer que no vuelvas a temer que suene el teléfono.

 

Solicite una reserva gratuita o llame al 910212029 / 930182198

¿Que nos recomiendas o que has hecho tú en una situación como esta? ¡Cuéntanos una situación vivida!

 

© TuSegundaOportunidad by goodie.es | sitemap | aviso legal

logo-footer

                

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies