Declararse Insolvente

Cómo declararse insolvente

En este post hablaremos de cómo hacer frente a una deuda que no se puede pagar. ¿Cómo se hace? Continúa leyendo y te lo explicaremos de una forma clara y sencilla.

Existe lo que se llama la Ley de la Segunda Oportunidad. Una ley creada en España para personas que, por una circunstancia u otra, no han podido seguir adelante con su negocio y tienen deudas con sus acreedores o padres/madres que no pueden llegar a final de mes porque deben dinero, empresas que quiebran, particulares que van acumulando deudas y hay un momento que no pueden llegar a pagar este débito.

Asimismo, dicha ley, te da la oportunidad que si demuestras que no eres solvente, puedas declararte insolvente.  ¿Cómo?

Debes demostrar que, con tu sueldo, no puedas cubrir tus necesidades básicas: vivienda, alimentación, pago de suministros, educación de tus hijos, etc. Por tanto, si no puedes cubrir las necesidades básicas, será imposible cubrir tus deudas pendientes.

Pongamos un ejemplo para que quede claro. Supongamos que tenemos un sueldo de 1.200 €, y sumando los gastos de todas las necesidades básicas son 1.500 €, y además debes una deuda de 300 € mensuales. ¡Es imposible poder pagarlo todo!

En Tu Segunda Oportunidad, estamos especializados en el sector y contamos con un equipo profesional para que te podamos aconsejar, ayudar y solucionar tus problemas de insolvencia. ¡Déjate ayudar!

Qué significa declararse insolvente

Declararse insolvente significa que, debido a la situación actual en la que te encuentras, te resulta imposible poder pagar tus deudas pendientes.  Por tanto, una vez te declaras insolvente quedas exonerado de tus deudas.

Esta situación debe ser, como hemos explicado anteriormente, qué tu sueldo no pueda cubrir tus necesidades básicas, y por tanto, tus deudas pendientes.

Declararse insolvente sin bienes

¿Declararse insolvente sin bienes significa que te vas a quedar sin vivienda y sin nada? No.

Significa que, al utilizar la ley de la segunda oportunidad, debes conceder todos tus bienes, excepto aquellos que sean vitales para poder realizar una actividad profesional.

Declararse insolvente consecuencias

Las principales consecuencias de declararse insolvente, son las siguientes:

  • Se procederá a realizar el procedimiento concursal, es decir, que la autoridad competente realizará un estudio profundo sobre tu situación económica, para así confirmar que realmente no dispones de patrimonio suficiente para poder pagar tus necesidades básicas y, por ende, tus deudas.
  • Se bloqueará por un tiempo cualquier acceso al sistema financiero en relación a los servicios de financiación que ofrezca una entidad bancaria.
  • El patrimonio de cada persona insolvente puede estar en riesgo si no se consigue llegar a un pacto con los acreedores.

Tiene que quedar claro que, declararse insolvente, no significa que tus deudas quedan condonadas para siempre, sino que, por un tiempo determinado (el que decida la autoridad competente).

Declararse insolvente desventaja

La principal desventaja de declararse insolvente, es la frustración a la hora de emprender en un negocio nuevo, ya que, como hemos explicado en las consecuencias, será imposible pedir cualquier tipo de servicio, ya sea un préstamo o un crédito, a cualquier entidad bancaria.

© TuSegundaOportunidad by goodie.es | sitemap | aviso legal

logo-footer

                

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies